CÉLULAS MADRE: LA MADRE DE TODAS LAS CÉLULAS

 

MI  SEGUNDO LIBRO

EDITORIAL HELICE

CÉLULAS MADRE: La madre de todas las células

Consíguelo llamando al: 91 548 11 90    jal@cbm.uam.es

 


Índice

-         Prólogo

Parte I: Lo que suscitan

-         Introducción

-         ¿Qué son las células madre?

-         Aspectos éticos y legales de la utilización de células madre

 

Parte II:  Su naturaleza

-         Desarrollo embrionario

-         Células ES: Caracterización y métodos de obtención

-         Células madre de tejido fetal

-         Células AS

-         Células HS

 

Parte III: Sus aplicaciones

-         Aplicaciones de las células madre

-         Aplicaciones basadas en las células ES

-         Aplicaciones basadas en células madre distintas a las ES

-         Conclusiones

 

-         Breves indicaciones bibliográficas

-         Libros

-         URL

-         Glosario y Abreviaturas


 

 

Prólogo

¿De qué murió la ovejita Dolly? ¿Fue feliz? (Bueno, esto nunca lo sabremos...) ¿Por qué y para qué elegir una célula de “ubre” para crear una oveja? ¿Qué son las dichosas células madre de las que todo el mundo habla últimamente sin demasiada precisión que digamos? ¿Por qué tanta polémica? ¿Por qué los gobiernos europeos están siendo tan reticentes a dar luz verde a la investigación con células embrionarias humanas, aunque sean de sobrantes inviables para reproducción? ¡Ya está bien de tantas preguntas! El presente libro pretende dar algunas respuestas. Por lo menos las que entran en el ámbito científico dejando, aunque no renunciaremos a realizar algunas reflexiones y comentarios, los aspectos éticos, morales, y, por supuesto, legales para los diferentes comités ético-científicos, nacionales o internacionales, así como para los gobiernos correspondientes.

A lo largo del presente libro quedará de manifiesto que las células madre, tanto si son adultas como embrionarias, atesoran un gran potencial que podría traducirse en futuras terapias para enfermedades hoy por hoy incurables aunque, por el momento, existe un sinfín de preguntas a las que la ciencia tiene que dar todavía respuesta. Por otro lado, existe un matiz, no de carácter científico, que diferencia las células madre de origen embrionario (llamadas a partir de ahora células ES, acrónimo del inglés Embryonic Stem cells) de las adultas (a las que llamaremos AS, del inglés Adult Stem cells). Como se indica claramente en el número 134 (diciembre 2002) del boletín de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular, “la obtención de las células AS puede realizarse, fundamentalmente, aislándolas del tejido apropiado de un ser humano adulto, incluso fallecido, mientras que para la obtención de las células ES se requiere destruir un blastocisto (blástula), una de las primeras estructuras embrionarias formadas”. Puesto que hablamos de destruir embriones humanos, es necesario introducir un nuevo aspecto ya resuelto en otros países pero todavía pendiente en España: El uso de embriones sobrantes de clínicas de fecundación in vitro (FIV) que no podrán, según la legislación vigente, ser utilizados para la reproducción por llevar congelados más de 5 años. Ésta no es una cuestión baladí, puesto que además de los aspectos científicos, hay que considerar las distintas apreciaciones culturales, éticas y hasta religiosas. Para superar el vacío legal existente al respecto en la legislación española, se constituyó el Comité Ético-Científico que evaluará la viabilidad de este tipo de investigación. Dicha Comisión dio luz verde al uso de embriones crioconservados sobrantes para su uso en investigación; eso sí, con vigilancia y controles exhaustivos sobre el destino de cada uno de ellos. Ahora, la pelota está en el tejado gubernamental...

En éste, mi segundo libro de divulgación científica (espero que no sea el último...), siguiendo con la filosofía precedente, he intentado elaborar un libro de divulgación ameno sobre la utilización de las famosas células madre, pluri- o multipotentes empezando, como no podría ser de otro modo, por su definición y caracterización. Por supuesto, he intentado aportar mi visión personal en cada momento, sin ánimo de polemizar pero no eludiendo mi responsabilidad como científico sobre una tecnología más que prometedora para el futuro bienestar social. Que el tema que se presenta en el trabajo que sostiene usted ahora mismo en sus manos es de absoluta actualidad queda reflejado en el hecho de haber tenido que modificar varias veces el texto, actualizándolo, una vez escrito el borrador por la aparición en prensa o en revistas especializadas de nueva e importante información. Prometo que el lenguaje a veces demasiado “coloquial” utilizado en la redacción no restará rigor científico al contenido.

Aunque a la hora de describir los procesos de obtención y caracterización de células madre me he centrado básicamente en el ratón, por motivos obvios, no dejaré pasar por alto las anécdotas o aquella información sobre terapia y logros relevantes conseguidas con células madre en humanos.

            Detallar el proceso de manipulación de células madre y describir las posibilidades científicas y clínicas que éstas poseen, requiere, forzosamente, el empleo de ciertos tecnicismos que podrían resultar difíciles de asimilar para el lector menos familiarizado con la biología más básica. Por ello, considero necesario facilitar el seguimiento de la lectura adjuntando, al final del presente trabajo, un breve glosario con todas aquellas siglas y vocablos importantes para la comprensión de la lectura. Dichos términos definidos en el glosario, aparecerán destacadas en el texto en negrita. En cualquier caso, garantizo la comprensión global del presente libro aunque algún concepto se escape sin definir.

Por otra parte, en el apartado de sugerencias bibliográficas indico, únicamente, aquellos libros generales de interés que abordan algún tema relacionado con el contenido de este libro. A lo largo del texto, quedarán de manifiesto trabajos concretos llevados a cabo por prestigiosos grupos de investigadores. Debido al tratamiento específico y tremendamente científico-técnico de dichos trabajos, no he considerado oportuno incluirlos entre las citas bibliográficas, aunque el lector no tendrá ningún problema en llegar hasta el artículo original haciendo una sencilla búsqueda por internet a través de cualquier buscador bibliográfico indicando, simplemente, el nombre de los autores, tema o año deseados. También se incluye alguna dirección URL, es decir, dirección de internet con información precisa sobre el tema que nos ocupa. Soy consciente que estas direcciones pueden desaparecer a lo largo del tiempo, pero nuevamente estoy convencido de que el lector no tendrá ningún problema para utilizar un motor de búsqueda de la Red y con términos como “célula madre”, “clonación” ó “célula embrionaria pluripotencial” conseguir información interesante y siempre actual. En este sentido, un buen motor de búsqueda podría ser: www.google.com.

A lo largo de los diferentes capítulos, el lector podrá comprobar cómo utilizo indistintamente los términos huevo fecundado o cigoto para referirme al embrión en su estadio unicelular. En este punto y para aquellos “fieles” que sucumbieron a la tentación de mi primer trabajo de divulgación [¿Qué es un transgénico? (y las madres que lo parieron), Editorial Sirius], indicar una minúscula, pero relevante modificación. Aunque el término “zigoto” es aceptado en la lengua española, siguiendo las recomendaciones oportunas de la Real Academia Española, he decidido emplear el término “cigoto”. Ante todo, la ortodoxia...

Por otra parte, utilizaré el término óvulo para referirme casi siempre a la célula donadora del citoplasma en experimentos de clonación terapéutica, entre otros. No obstante, la mayoría de las veces, la célula utilizada se encuentra en una fase de maduración anterior a la de óvulo, es decir, se trata de oocitos u ovocitos inmaduros.

Finalmente, y como ya hiciera en mi anterior trabajo, quiero agradecer el nacimiento de este libro, a aquellas personas que, casi nunca, dejaron de confiar en mí. En especial a mi recientemente crecida “family” por aguantarme todos los días, que no es “moco de pavo”... Y a mis, por toda la eternidad, queridos padres Teresa y Antonio, que seguramente comentan juntos “donde quiera que estén” lo “listísimo” que les salió “El Jose”.